¿Qué es la psicología sanitaria?

La Psicología Sanitaria es la especialidad sanitaria de la psicología que se ocupa de la investigación, la evaluación, el diagnostico, el tratamiento, el pronostico, la rehabilitación y la prevención de todo aquello que esta afectando a su salud mental. Para ellos, se emplearan tratamientos específicos para cada tipo de problemáticas mediante el empleo de diferentes técnicas y metodologías especificas, sin olvidar la coordinación con los tratamientos de tipo psiquiátricos.

¿Qué diferencias hay entre un psicólogo y un psiquiatra?

La principal diferencia entre un psiquiatra y un psicólogo consiste es que el psicólogo realiza sus estudios en el grado de psicología y, posteriormente, realiza el Máster en Psicología Sanitaria o la opción de llevar a cabo la preparación P.I.R. (Psicólogo Interno Residente) como psicólogo clínico. El psiquiatra, por su parte, estudia medicina para, posteriormente, realizar la preparación M.I.R. (Médico Interno Residente) en la especialidad de las enfermedades mentales.

El psicólogo va a intervenir desde una perspectiva contextual, social, de aprendizaje, educativa y en base a las situaciones que provocan o hacen vulnerable a la persona a padecer algún tipo de trastorno. Esa intervención se realiza desde un proceso de terapia queva a tratar de proporcionar herramientas, recursos o habilidades para ayudar a la persona a que se enfrente y maneje aquellos estados que le producen malestar.

El psiquiatra, por su parte, realiza una intervención más basada en los aspectos biológicos y fisiológicos que explican las posibles causas de los trastornos mentales.

¿Cuál es el trabajo de un psicólogo/psicoterapeuta?

La labor del psicólogo y/o psicoterapeuta es dirigir a la persona en el proceso rehabilitador en el campo de la salud mentar, proporcionándole datos técnicos desde el punto de vista de la psicofisiología, la psicobiología, el funcionamiento cerebral, la psicopatología y el tratamiento psicológico especifico propuesto.

¿Cómo elijo a un psicólogo?

Para elegir un profesional en el campo de la psicología debe ofrecerle garantías en cuanto a su formación y el nivel de actualización de la misma.

Por otra parte, es importante informarse sobre el tipo de profesional de la psicología ante el que se encuentra (psicólogo o psicoterapeuta) así como el tipo de terapia que aplica (cognitivo-conductal, tercera generación y contextuales, psicoanálisis, terapia Gestalt, EMDR). Además, es su deber COMPROBAR la EVIDENCIA CIENTÍFICA sobre dichas terapias de aplicación para no acceder a terapias de dudoso éxito en cuanto a sus resultados.

¿Tiene derecho un psicólogo a recoger mis datos personales?

Cuando se ponga en contacto con psicólogo tiene el derecho y la obligación de copilar información especifica sobre usted, llegando esta a ser: nombre, apellidos, DNI, dirección y lugar de residencia, etc. La custodia de dichos datos se hará acorde a lo establecido e la Ley Orgánica 3/2018 del 5 de Diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales.

Además, aquellos otros datos personales así como lo registrado a lo largo de las consultas en Psicología se regirá por el Código Deontológico de la Psicología y los principios de Metacódigo de la EFPA.

¿Todo lo que se habla en terapia es confidencial?

La confidencialidad y el secreto profesional forma parte del código deontológico ético de todo psicólogo. Esto significa que la información aportada durante el proceso terapéutico a cualquier psicólogo está sujeta a secreto profesional y que, por lo tanto, no puede ser divulgada a terceras personas (incluyendo otros profesionales sanitarios) sin el CONSENTIMIENTO EXPRESO de la persona.

Por otra parte, sí que el psicólogo está obligado a revelar ante las instancias oportunas información confidencial en aquellas situaciones que pudieran representar un riesgo muy grave para la persona o para terceras personas (amenazas de muerte a terceros, situaciones de abuso, violación, maltrato, etc.).

Además, en el supuesto de que la autoridad judicial exija la revelación de alguna información de la terapia, el psicólogo estará obligado a proporcionar sólo aquella que sea relevante para el asunto en cuestión, manteniendo la confidencialidad de cualquier otra información.

¿Cuándo debo asistir a un tratamiento psicológico?

Para cada persona las situaciones pueden ser variadas y totalmente diferentes. En general ciertos indicadores nos pueden hacer saber si es necesario una intervención psicológica: sufro más de la cuenta con/sin motivo aparente, mi rendimiento personal ha descendido considerablemente, estoy más triste/ansioso de lo habitual y por más tiempo, tengo miedos/bloqueos que me impiden hacer ciertas cosas, no esto satisfecho/a con mis logros sociales o emocionales, me pongo muy nervioso y no puedo controlarlo, me preocupo por todo más de lo habitual, me invaden continuamente pensamientos que me generan mucho malestar, etc.

¿Cuál es el tratamiento psicológico más efectivo para mí?

En Psicología se disponen de «líneas de tratamiento estándar», pero resultan muy generales y deben ser adaptadas en todo momento por el profesional de la Salud Mental. Los tratamientos deben ser pensador, diseñados, administrados y consensuados de acuerdo a las características y circunstancias especificas de cada paciente.

¿Cuántas sesiones de psicoterapia son necesarias?

Cada persona es diferente, reacciona de manera distinta al proceso terapéutico y la problemática nunca es idéntica entre dos personas. Es por ello que el numero de sesiones de terapia que cada paciente necesita es diferente ya que, lo arraigado que este el problema, es otro de los factores que puede determinar el mayor o el menor tiempo del tratamiento. La actitud y la predisposición resultan factores clave.

¿Una terapia siempre es larga?

Una terapia no necesariamente tiene porqué ser larga. Va a depender principalmente de la problemática que te traiga a consulta, no es lo mismo acudir a consulta por una ansiedad que llevas sufriendo meses a una depresión que lleva en tratamiento con psicofármacos 8 años. Otros factores también se han demostrado relevantes a la hora de determinar el éxito terapéutico y, por tanto, el tiempo que la persona acude a consulta, entre estos factores se puede destacar: la confianza en el cambio, la capacidad de introspección y análisis, así como la implicación de la persona en la terapia.

Además, existen diversos motivos de consulta. Algunos pueden ser dudas puntuales en algún tema (ej: laboral o de pareja) que con muy pocas sesiones se pueden resolver. Otros pueden formar parte de un trastorno psicopatológico y entonces su tratamiento puede ser largo.

¿Es muy caro ir al psicólogo?

En general, sí que supone un desembolso importante en la mayoría de los casos. Las sesiones terapéuticas llevadas a cabo en psicología conllevan una buena preparación profesional y personal por parte del psicólogo, implicando años de formación y experiencia con el fin de que la persona atendida consiga resolver la problemática que le lleva a sesión. Sin embargo, quizás no sea esta la pregunta que deba realizarse, sino ¿Cuál es el coste personal que te supone seguir manteniendo los problemas que te impiden llegar a tu bienestar?

¿Puede haber recaídas?

Sí que se puede volver a recaer si la persona no ha automatizado y aprendido las estrategias enseñadas o si deja de practicarlas hasta que queden del todo fijadas.

¿Cuáles son los beneficios de la terapia psicológica?

Los principales beneficios de acudir a terapia son, en primer lugar, la superación de la psicopatología por la que acudían a terapia (ansiedad, depresión, problemas de pareja, etc.).

En segundo lugar, se observa un incremento de la autoestima, lo que se traduce en una mejora en la seguridad personal y bienestar. Tras la terapia, los pacientes se benefician de habilidades para afrontar las situaciones de la vida cotidiana de una forma más tranquila, con más confianza, sintiendo que dominan las situaciones que se les presentan y que son capaces de moverse con seguridad en todas ellas, lo que incrementa su satisfacción personal.

Además, se desarrolla un alto grado de autocontrol emocional, que posibilita que después del tratamiento los pacientes estén más tranquilos y relajados en todas las áreas de su vida.

¿Realmente los tratamientos psicológicos son eficaces?

La respuesta es claramente SÍ. En la mayoría de los casos los tratamientos psicológicos son tremendamente eficaces, eliminan el problema psicológico presentado y atenúan notablemente el sufrimiento derivado de los problemas psicológicos, aumentando en consecuencia la calidad de vida en un plazo de tiempo relativamente breve.